Martín

Martín es mi mejor amigo. Pero él no es como los demás. O eso es lo que dicen los demás. Le gusta comer fresas, pero por la nariz. Le encanta vestir camisas, pero con todos los botones bien atados. Y atrapar bichos en el patio, para guardárselos en el bolsillo. Y las croquetas las come de nueve en nueve, ni una más ni una menos.